Los animales con los seres humanos comparten algunas enfermedades, sin embargo en ambos no tienen la misma reacción.

Por ejemplo la clamidia que es una enfermedad de transmisión sexual que padecen millones de personas en el mundo, pero no tienen síntomas, aunque después con el tiempo, pueden pasarla muy mal con ardores al orinar, dolores en el bajo vientre y al tener sexo, sin embargo con un tratamiento pueden curarse.

Sin embargo la clamidia en los koalas es una enfermedad más grave que puede causarle ceguera, lo que en su hábitat es prácticamente quedar a expensas de los depredadores, por lo cual su muerte es más que segura al no tener la visión para poder huir del peligro.

La salmonela es otro mal que se comparte con los erizos de tierra, iguanas, serpientes, lagartos y tortugas.

Estos animales pueden vivir con esta bacteria sin ningún problema, sin embargo la salmonela en el ser humano es complicada, porque provoca nauseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal, fiebre, escalofríos, dolores musculares, por lo cual la atención médica debe ser inmediata.